lunes, 4 de enero de 2016

El interés por nuestros semejantes

TEMA SOCIALIZAR EN INTERNET

Todos tenemos la necesidad de expresarnos y comunicarnos, es casi vital. Se ha comprobado que las personas que viven solas, o de edad avanzada mueren más pronto que las personas que viven en familia. Se sabe por casos que ningún prisionero o cautivo puede vivir algunas cuantas semanas de unos pocos meses, incomunicado totalmente pues hasta podría atentar contra su propia vida, volviéndose loco. Aunque la falta de comunicación también se puede dar aun cuando no se viva solo, y eso es solo por descuido, o por desapego. Si no fuera así y si la gente estuviera más comunicada no habría la necesidad de psicoterapeutas o de consejeros familiares o matrimoniales.
La mayoría de las personas sienten que no se les escucha bien o que no pueden hablar como quisieran, todo esto es una afección que genera a menudo la vida moderna. Las máquinas y la tecnología moderna hacen que el hombre requiera menos charlar con las personas, pues las maquinas casi hacen de todo, y se deja mucho tiempo también para usar la misma vida que antes era más sociable para hacer uso solo de las maquinas.
En pleno siglo de las comunicaciones, resulta más fácil que alguien haga contacto para charlar desde México hasta Argentina que a poder ir y entablar una charla con el vecino de alado de su casa.
La gente hoy en día finge estar más que ocupada, -llámame luego tengo que salir-–tengo una junta pero llámeme por teléfono-
Todo el mundo sabe que al decir eso de llámeme por teléfono es una huida falsa, y que obvio no se tiene ni la planeación en concreto de a que hora o de que día, nada seguro, y así da el tiempo necesario para evadir, y así más veces, pues por teléfono es más fácil volver a evadir. O eso del Podríamos vernos… tal vez.
Ese tal vez o llámame por teléfono cuando quieras, o incluso el decir, -Yo misma te avisare, cuando puedes llamarme- son muy desalentadoras. Trate siempre de estar a disposición pues las personas que siempre dicen no tener tiempo es que son muy egoístas o desorganizadas.

Casi siempre cuando se busca un poco de amistad, en alguien que tiene una pena o un problema y no se le presta atención, inmediatamente al instante en que el que fue rechazado se da la vuelta y se va, el que la rechazo se da cuenta de lo que quedo entre ambos, ese vacío al irse, y ante el conocimiento de haber frustrado una confidencia, la persona percibe en ella misma la magnitud de su egoísmo quedándose arrepentida, ve la barrera que acaba de formar entre él y su prójimo. No será para menos que se distraiga de inmediato pensando que él no es un psicólogo o no sabe como ayudar a resolver problemas de otros, pero basta saber que algunas personas realmente requieren de ayuda inmediata de solo un consejo, pues muchos en situaciones de desaliento y desesperación al no ser escuchados por nadie, pueden atentar contra su vida.
La conversación es un arte que necesita de ser paciente y de cortesía, más que de ímpetu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada